CIDCAM: Encuentro sobre Redes y Calidad: Las redes son la respuesta para superar los problemas del sistema de salud

Organizado por la Mesa Táctico Operativa y el Área Científico Técnica de la Comisión Interinstitucional para el Desarrollo de la Calidad de la Atención Médica -CIDCAM- se llevó a cabo el 1º Encuentro de Redes y Calidad bajo la consigna “Redes Integradas de Servicios De Salud como herramientas para superar la fragmentación y la inequidad del sistema de salud” a cargo de Dr Gustavo Jaluf coordinador del Área Científico Técnica de la CIDCAM. Jaluf es médico pediatra y sanitarista y se desempeña como Jefe de Servicio del Área Programática del Hospital Sbarra de La Plata y fue miembro del equipo de Redes de la Región Sanitaria XI.

“La calidad es el argumento válido para ser el vector central del trabajo en redes” sostuvo en la apertura Pablo Binaghi, presidente de la entidad y resaltó que “las redes son parte de nuestra vida”.

Gustavo Jaluf introdujo el tema redes partiendo de los dos problemas que enfrenta el sistema de salud argentino: la fragmentación y la inequidad. “Está todo hiper atomizado y sin relación entre los subsistemas público, privado y de la seguridad social. Eso genera muchos inconvenientes para los usuarios e inequidad en el acceso y se refleja luego en los malos resultados sanitarios”, dijo.

Asimismo, indicó que no se pueden soslayar las transiciones que atraviesa el mundo: la demográfica con envejecimiento de la población que generó más enfermedades crónicas con gastos mayores para el sistema de salud y que a su vez provocaron una transición epidemiológica, “que lejos de desaparecer está más vigentes que nunca a las que se suman las enfermedades sociales que impactan en el sistema, con una triple carga de enfermedad”. También la transición nutricional que impacta con una sobrealimentación que se enfrenta al hambre en el otro extremo. Y por último una transición tecnológica que incluye medicamentos, tecnología y publicaciones científicas que sobrepasan cualquier capacidad de lectura y estudio.

“Estas cuatro transiciones que transitamos se suman a la fragmentación y la respuesta a los problemas que generan son las redes de atención a la salud; las redes son la propuesta para poder superar los problemas nuevos del sistema de salud” subrayó Gustavo Jaluf.

Según la Organización Mundial de la Salud, las redes son organizaciones poliárquicas de conjuntos de servicios de salud que están vinculadas entre sí con una misión única, por objetivos comunes por una acción cooperativa e interdependiente. A su vez, permiten brindar una atención continua e integral a determinada población coordinada por el primer nivel de atención de la salud en un área geográfica determinada, con costo cierto, con calidad, humanizada y con responsabilidades. “Las redes son transparentes, es decir, permite rendir cuentas a los de abajo por los resultados sanitarios y económicos”, describió y subrayó que “la atención primaria de la salud hoy son las redes, lapuerta de entrada a todo el sistema sanitario”.

“Si uno compara el sistema actual fragmentado con las redes se da cuenta que éstas son una forma de avanzar sobre las problemáticas. Hoy somos un archipiélago con muchas islas, cada uno trabaja por su cuenta mientras que hacer una red significa organizar todos los componentes para que la atención tenga un continuo de menor a mayor. Todas las instituciones estamos acostumbradas a las pirámides, pero así no funciona”, advirtió el médico sanitarista.

Entre sus características, una red no tiene jefe, sino que la conducción va cambiando, es dinámica, con un sistema que no está orientado a individuos sino a comunidades “Necesitamos orientarnos a solucionar los problemas de una población y los resultados de salud de esa población y eso tiene que ver con el concepto de salud colectiva; el sistema fragmentado es reactivo, mientras que el sistema de redes es proactivo”; agregó.

Y ejemplificó: “Una red introduce la idea de la “circulación del paciente” por ella, un concepto que es superador de los términos “referencia y contrarreferencia”, acceder al sistema por el primer nivel de atención y luego circula por la red, pero para ello es necesario una logística de acceso regulado y un sistema de apoyo con teleasistencia y una comunicación fluida en tiempo real, compartiendo la información”.

Construcción de redes

“No es fácil armar una red”, advirtió Jaluf y explicó que hay diferentes niveles en su construcción. El primer paso es reconocer que existe el otro como par o interlocutor y se pone en juego la aceptación. El segundo es conocer, entrar en conocimiento de lo que el otro es o hace mediante el interés. El tercer paso es colaborar, prestar ayuda esporádica poniendo en práctica la reciprocidad; mientras que el próximo nivel pasa por cooperar, compartir actividades o retutorías mediante la solidaridad. Finalmente, el quinto nivel llega con la asociación, que implica compartir proyectos y objetivos a través de la confianza.

Es con todos

No debe haber nadie que no trabaje en red, porque existen desde siempre, porque se trata de buscar ayuda y apoyo. “Las redes son de personas con objetivos comunes y solidarios entre ellos”; subrayó y destacó que todos tienen algo para aportar y una característica es que todo el tiempo entra y sale gente de las redes y articulan heterogeneidades. Al revés que los sistemas, son multicéntricas y sin límites precisos y son a la vez instrumentos democratizadores que hacen circular el poder y el saber al tiempo que limitan el control como herramienta de ejercicio del poder. Además, se constituyen en defensa o por la promoción de derechos sobre todo de minorías, porque permiten articular demandas políticas y sociales. Finalmente, potencian los retutorías de sus miembros ofreciendo alternativas para la resolución de problemas.

“No dejen a nadie afuera, hablen con todos si van a armar una red”, invitó Jaluf y resaltó que “hay que tener en cuenta que la salud tiene que ver con conflictos, y no hay que esconderlos, sino tener lugares para que se haga visible y poder encontrarle solución”. Además insistió en que es necesario “problematizar las quejas y disponerse a planificar estratégicamente, deconstruyendo las idealizaciones y desnaturalizando el sentido común” y entender que es necesario adquirir competencias para planificar y resolver.

Normalizar para trabajar en calidad

Existen una serie de mecanismos de normalización en la coordinación asistencial de las redes de atención a la salud por atención primaria de la salud “que en el siglo XXI son las redes”, recalcó Jaluf: la normalización de habilidades con un sistema de educación permanente; la normalización de los procesos de trabajo con guías basadas en la evidencia y en el planeamiento de la base poblacional y la normalización de los resultados, con monitoreo de los indicadores de desempeño de las APS. La evidencia demuestra que las Redes mejoran los resultados en las condiciones crónicas, disminuyen las referencias a especialistas y hospitales, aumentan la eficiencia de los sistemas de atención de la salud, producen servicios más costo-efectivos y finalmente, aumentan la satisfacción de las personas usuarias.

“Las redes implican abandonar el concepto y el paradigma positivista con el que nos manejamos desde hace siglos para empezar a cambiar por el paradigma de la complejidad y la incertidumbre. Los problemas de salud son problemas complejos, tienen muchas aristas y si nos vamos a quedar solo con la parte biológica nos estamos perdiendo el 80 por ciento del resto del problema” resumió Gustavo Jaluf y concluyó: “No podemos trabajar sin un especialista en salud mental, sin una trabajadora social, sin docentes, sin especialistas en telemedicina. Los problemas no pueden ser abordados por una sola persona y por eso las redes tienen mucho sentido”.