Siguen los encuentros de la CIDCAM

La Comisión Interinstitucional para el Desarrollo de la Calidad de la Atención Médica realiza dos veces al mes encuentros colaborativos bajo el tema “Desarrollo de la Calidad en la Nueva Normalidad”; un espacio de intercambio de experiencias y punto de partida para abordar en forma conjunta cómo la pandemia impactó en las distintas organizaciones y qué cambios estructurales fueron necesarios para atravesarla. Los encuentros tienen como objetivo reflejar los desafíos que enfrentaron y aún enfrentan en esta coyuntura las instituciones de salud y la adaptación ante las nuevas demandas.

Durante el mes de septiembre los conversatorios reflejaron los beneficios que reportan para las organizaciones trabajar bajo programa de Calidad con la CIDCAM. A través de las experiencias personales los participantes ahondan sobre los fundamentos y las ventajas de sostener la decisión de seguir trabajando en Calidad.

Experiencias

Desde hace ocho semanas las instituciones registran baja en los casos de covid, lentamente comenzó a incrementarse el trabajo en el área ambulatoria de otras patologías y de a poco comienza a recuperarse la actividad quirúrgica programada. Sin embargo, la situación económica y financiera aún no se recupera y el número de prestaciones aún está lejos de los índices pre-pandémicos. Este escenario se reveló en los últimos encuentros que fueron el puntapié para compartir experiencias y pensar estrategias conjuntas.

“Venimos registrando una baja de casos y de uso de retutorías relacionados con diagnóstico y tratamiento de covid” sostuvo Dalmiro Gallardo, Director de Calidad, Seguridad y Experiencia del Paciente del Hospital Italiano de La Plata y señaló que la tasa de positividad también bajó considerablemente: “llegamos a tener 65 por ciento para las distintas estrategias de diagnóstico como PCR y test rápido y hoy estamos en 12 por ciento”. Gallardo resaltó que se mantienen los protocolos y se reasignaron horas de quirófano teniendo en cuenta el aumento de la actividad.

Una de las preocupaciones compartidas entre los representantes de las diferentes instituciones es la cancelación de agenda y una reducción de horas de atención relacionada con la tasa de ausentismo. “Es una situación que no habíamos vivido nunca”; dijo Gallardo y reveló que se llega a registrar un 70 por ciento de ausentismo de las consultas programadas, con consultorios disponibles y potencialmente a la espera de un paciente que no llega. “Por distintos determinantes está costando la activación en términos de servicios para demanda de pacientes no covid” señaló y dijo que están esperanzados “en que la situación de desconfianza de la gente se empiece a revertir con el plan de comunicación y los protocolos que tenemos”.

Alejandro Garis, Director del Programa de Seguridad del Paciente de la Clínica Colón de Mar del Plata también compartió la buena noticia: “Después de más de 400 días no hay casos de covid en la ciudad y la situación viene muy relajada. Hay instituciones sin ningún paciente ni sospechoso ni confirmado”, festejó al tiempo que coincidió en que la regularización no trajo como consecuencia mayor afluencia de pacientes con una recuperación paulatina que demanda la implementación de estrategias post pandemia.

También Manuela Bracco, Coordinadora de Gestión de Calidad del Hospital Español de La Plata se refirió a la situación del establecimiento: “tenemos una mayor afluencia de pacientes pero no se pueden comparar estas tasas con un año sin pandemia, estamos por debajo pero recuperando de a poco la actividad”, dijo. Y coincidió con el diagnóstico de las otras organizaciones en la reducción de la agenda de los profesionales, aunque subrayó que “la actividad de este 2021 ha sido mejor que la del año pasado”.

Para enfrentar este nuevo escenario, Bracco contó que “se trabajó sobre el sitio del paciente, la plataforma desde donde solicita turno y puede ver las prácticas realizadas y la verificación de los datos”, una herramienta que se gestionó con el área de tecnología de la información que le permite al paciente validar los datos desde su casa con la posibilidad de la admisión digital, que dio como resultado agilizar la espera y permanecer menos tiempo en el hospital.

Marina Laterza, Gerente de Operaciones de Sanatorio Bernal contó que la institución tomó una actitud proactiva y se acercó a los pacientes para ofrecerles “espera virtual” y destacó que el último mes hubo una recuperación con registros de consultas y prácticas a valores del 2019. Sin embargo, resaltó que en cirugías aún están un 15 por ciento por debajo de los registros de la pre pandemia al igual que en los registros de internación. “En septiembre se empezó a mover desde lo ambulatorio” diagnosticó y atribuyó el incremento a extensión a los horarios en consultorio y a la incorporación de los sábados por la mañana. “También tenemos un sistema de whatsapp que recuerda los turnos con la posibilidad de cancelación en ese mismo momento” señaló y coincidió con Dalmiro Gallardo en que los pacientes llegan con patologías avanzadas “como no se había visto antes”, consecuencia de un año y medio sin atención médica.

Carlos Rassetto por su parte se refirió al retutoría humano y advirtió que “hay escasez producto de la jubilación de los médicos”. “En el Distrito II tenemos un promedio de 25 jubilados mensuales -y fallecieron 80 en el contexto pandémico- y tenemos un serio problema con el examen de ingreso a las residencias” explicó y sostuvo que “se que viene inevitablemente un nuevo modelo de trabajo médico, tendientes a una relación de dependencia, algo están advirtiendo las instituciones, las gremiales médicas y las colegiadas”.

Dolores Saizar de ACLIBA coincidió en la baja de los casos en camas críticas y no críticas destinadas a covid: “estamos en menos de un cinco por ciento en todos los establecimientos, la baja es sostenida y se nota”, dijo. Sin embargo agregó que si bien algunos lugares pueden hablar de índices de recuperación de actividad, “no sé si vamos a volver al nivel de actividad que había antes de la pandemia porque hay muchos factores incluido el social que están impactando mucho”. En este sentido se mostró preocupada por el impacto social de la pandemia, que llevó a “un diez por ciento de personas a salir de la cobertura prepaga” y a otro porcentaje a no tener obra social por falta de trabajo formal. Además resaltó la falta de información sobre lo que está sucediendo en el sector público en cuanto a la recuperación de la atención en salud. “Estamos mirando mal si pensamos que vamos a recuperar el mismo nivel de atención de la pre pandemia, vamos hacia una modificación del modelo del sistema”, subrayó.

Para finalizar el encuentro, Carlos Peruzzetto, secretario de la CIDCAM resaltó que “el tema de la comunicación será central y tendrá que impactar fuertemente en las acciones institucionales” para revertir la situación actual y señaló la importancia de comunicar que “si las instituciones tienen normas de bioseguridad, son instituciones seguras”. “Tenemos que llegar con el mensaje correcto”, enfatizó..

Por último, el presidente de la institución, Pablo Binaghi subrayó la necesidad de reforzar encuentros como estos con representantes de los centros de referencia que reflejan diferentes realidades y dijo: “la post pandemia no va a ser fácil, los modelos cambian y aparecen diferentes aristas. Este espacio que generamos nos da la posibilidad de mantenernos comunicados para compartir experiencias y herramientas”.

Los encuentros de la CIDCAM demuestran la importancia del intercambio que se logra en función de múltiples aspectos, entre ellos y de manera central, sobre el trabajo desde la calidad, la posibilidad del armado de redes de trabajo interinstitucional y los modelos de interacción colaborativos.